Cuidar la vida

“LAUDATO SI´, mi´ Signore” – “Alabado seas, mi Señor, cantaba San Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: “Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba”. (Papa Francisco) Nº 66

“Es evidente la incoherencia de quien lucha contra el tráfico de animales en riesgo de extinción, pero permanece completamente indiferente ante la trata de personas, se desentiende de los pobres o se empeña en destruir a otro ser humano que le desagrada. Esto pone en riesgo el sentido de lucha por el ambiente. No es casual que, en el himno donde san Francisco alaba a Dios por las criaturas, añada lo siguiente: “Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor” Todo está conectado. Por eso requiere una preocupación por el ambiente unida al amor sincero hacia los seres humanos y a un constante compromiso ante los problemas de la sociedad.” (91) Nº 225, 228,232

El Papa Francisco propone la “cultura del cuidado” frente a la “cultura de la indiferencia”. La compasión, la amabilidad, la esperanza, frente al racismo, el odio, el maltrato.

QUIENES SÓMOS


CONTACTO Y LOCALIZACIÓN