Noticias Actualidad

Google la ayudó a descubrir su vocación adoratriz, ahora se prepara para sus votos perpetuos

18 noviembre, 2022

Manuela Solé es una de las ocho jóvenes adoratrices que se encuentran finalizando su formación en Roma y en España antes de realizar los votos perpetuos desde el pasado 1 de octubre.

Manuela, de 34 años, es una de estas adoratrices que antes de hacer sus votos perpetuos recuerda el inicio de su vocación. Ella iba a comenzar la universidad y llevaba tiempo cuestionándose la vida religiosa por eso “solía investigar por las redes”, hasta que conoció a las religiosas adoratrices a través de su página web en el año 2007.

Manuela

“Busqué en Google: ‘problemas sociales + eucaristía + congregación religiosa’. Allí apareció la primera página con el nombre de “Adoratrices en red”, al entrar no sabía que estábamos en Argentina y menos aún en la ciudad a donde iba a ir a mudarme para estudiar: Rosario. Busqué un contacto de correo electrónico, me respondió Hna. Andrea, provincial del momento quien me contactó con la comunidad y desde allí fui acercándome a la vida del carisma Adoratriz”, recuerda.

Además destaca que cuando encontró la web y vio “Adoración – Liberación pensé en el binomio perfecto: dos palabras que me decían muchísimo. En la medida que leía se despertaba mayor ansiedad, atracción y deseos por conocer a las hermanas, a Santa Micaela y al carisma”.

Durante ese tiempo de discernimiento vocacional, Manuela asegura que comenzaba a tener “una conexión especial con Jesús en la eucaristía y a su vez me cuestionaba las diferentes formas de violencia, discriminación y pobreza que se vive aun en estos tiempos como mujer, sumándose que la realidad de la trata de personas estaba siendo más visible en Argentina, y me movilizaba mucho”.

“El sufrimiento que provocan las esclavitudes me inquieta, siento que aunque sea pequeño mi aporte debo estar ahí promoviendo con Jesús nueva vida”, subraya.

En esos meses de búsqueda Manuela atravesó diversas etapas “desde confirmar la existencia de Dios como creador Padre – Madre , hasta reconocer y aceptar la invitación “Sígueme” de parte de Jesús a vivir Adoratriz en su mundo”.

Asegura que el proceso “no fue de un día para el otro” y se declara como “Santo Tomás del Evangelio, Dios trabajo mucho en mi y lo sigue haciendo. Sentí Su libertad para conmigo y fui libre para tomar muchos caminos. Reconocerme en el carisma y desear vivir como consagrada en esta familia deviene de la experiencia y de la certeza de que puedo ser y estar entera siendo yo misma. El misterio pascual me sostiene, creer en la Resurrección me anima a decir sí a Jesús desde la vida consagrada”.

Una vez que decidió entrar en la comunidad, Manuela precisa que fue muy fácil la relación con cada hermana porque ya las conocía, pero fue más complicada la adaptación “a las dinámicas de los horarios, ya que no calculaba los tiempos que necesitaba para finalizar los diferentes oficios y a veces llegaba tarde a los espacios comunitarios”.

Manuela ahora se prepara para realizar los votos perpetuos y para ello está pasando unos meses de formación de los que asegura que espera “crecer en el sentido del ser y pertenecer a la familia adoratriz”, pero sobre todo dejarse “sorprender por lo que Dios me quiere regalar” y sobre todo encontrarse “una vez más con su amor en este tiempo tan importante para mí. Tiempo que deseo se vuelva una de las rocas que sostengan y animen mi vocación para el presente y el futuro”.

Manuela

Por eso, anima a quienes se plantean la vida religiosa a ponerse en marcha porque “aunque puede que pienses que no puedes, que hay mejores y que por eso ésta vida no es para vos… No es así. Jesús tiene otra lógica”.

“Si estás siendo atraída por su amor, anímate a descubrir a dónde te quiere llevar con ese Amor. Charla mucho con Él y habla con quienes han realizado ésta experiencia, buscá alguien que te acompañe a descubrir lo que Dios puso en vos para su humanidad, encontrá tu don y compartilo”, afirma.

Manuela