Noticias Actualidad

Casa de Santa María (Japón)

18 diciembre, 2021

En este cuarto domingo de adviento nos acercamos hasta la Casa de Santa María que se fundó  en Japón en 1996. Este año se celebra su 25º aniversario.

ANTECEDENTES.

 La Casa de Santa María es un proyecto de asistencia social para madres con sus hijos en Japón. La historia empieza con un sueño.

Tuvimos un sueño, nacido de la experiencia de la casa de Acogida, Micaela Ryo. Este proyecto de pronta acogida se cerró el 31 de marzo de este año.

Soñando una esperanza, nos llegó la oportunidad de llevar a cabo un proyecto de atención a mujeres con hijos. Hace 28 años el Ayuntamiento de Yokohama nos ofreció la oportunidad y, el sueño se hizo realidad.  No fue exactamente como lo habíamos planeado, pero nos abrió la posibilidad para empezar un camino de acercamiento a mujeres jóvenes con sus hijos pequeños.

Hablamos de un sueño que se hizo realidad, éste nació a través de los encuentros con las chicas en Micaela Ryo: Las chicas que llegaban a Micaela Ryo, eran jóvenes que se quedaban embarazadas en la adolescencia, y daban a luz sin recibir la ayuda y acompañamiento necesario por parte de nadie. En la casa de acogida las chicas podían vivir con sus bebés, pero solo un corto plazo de tres meses, al final del mismo, debían abandonar nuestro Centro y trasladarse al siguiente establecimiento.

En esa situación de tan breve tiempo de apoyo, era muy difícil para estas jóvenes cuidar y atender al niño ellas solas, sin posibilidad de enseñanza para el maternaje y atención especializada que pudiera acompañarla en el periodo de vida de desarrollo evolutivo de los bebés, un período post natal hasta los 12 meses.

El resultado final fue una consecuencia lógica de la falta del cuidado especializado hacía la madre y su bebe: En el nuevo Centro donde eran trasladadas, la unidad familiar se rompía y el niño debía ir a un establecimiento benéfico y la madre a un centro de acogida para mujeres, motivado por la incapacidad de la madre para cuidar al bebe de forma adecuada. Ellas no podían actuar el papel de MADRE como la gente deseaba.

Está situación nos dio mucha tristeza y de la reflexión y la escucha de nuestro entorno y de nosotras mismas surgió un sueño de ESPERANZA para nuestras mujeres: Abrir una residencia materno-infantil como paso siguiente al refugio para ellas. Crear un proceso en el que la persona pueda curarse con calma y liberarse a sí misma.

ORIGEN DEL HOGAR MATERNO-INFANTIL.

 A lo largo de la historia de Japón, el Hogar Materno-Infantil comenzó con el objetivo de acoger a mujeres y niños que habían perdido a sus maridos por la Segunda Guerra Mundial. Eran madres y niños sin casa ni comida.

Casi 50 años después, la comunidad de Yokohama realizó su sueño y fundó la Casa de Santa María en 1996, con el fin de ampliar el apoyo prestado por Micaela Ryo.

Al año siguiente, 1997, se cambió la Ley y el nombre al establecimiento de Apoyo para obtener la independencia de Vida de Madres y Niños.  Esto también cambió la forma de desarrollar los objetivos del mismo. Las tareas se hicieron más claras y se aumentaron los objetivos, sobre la vida autónoma,  la independencia profesional, la independencia financiera yapoyo a la de crianza de  sus hijos de forma independiente de cara a su inserción social en el futuro.

ESTABLECIMIENTO DE APOYO A LA VIDA DE MADRE Y NIÑO.

 El desarrollo de la Obra social en Japón, se lleva a cabo en el marco de la Ley de Menores y Servicios Sociales del País. Así la Casa de Santa María tiene que aplicar y conformarse dentro de la Ley de Bienestar Social de Menores, o Ley de Protección de Menores. El proyecto de Casa de Santa María está organizado de tal manera que el papel del personal se define según el grupo objeto de atención.

  • Personal especializado en el apoyo a las madres.
  • Personal especializado en el apoyo a los niños.
  • Personal implicado en el desarrollo de criar a bebés y niños pequeños.

Para responder a la nueva necesidad que ha surgido por la situación de las mujeres migrantes, también se ha incrementado el personal que se ocupa de la asistencia y el apoyo a las madres e hijos extranjeros y su seguimiento.

LAS ACCIONES FORMATIVAS.

 La formación de los trabajadores se realiza por psicólogos y profesionales de otras organizaciones sociales que nos apoyan en las acciones de formación de nuestro personal. Se ofrece la oportunidad de un acompañamiento de supervisión con el objetivo de reflexionar de forma periódica sobre el desarrollo de su actividad y poder prestar un mejor apoyo a las mujeres.

También se han abordado nuevos problemas: Hemos estado trabajando en varias iniciativas para ayudar a los niños a curarse del trauma que han sufrido, a través de programas y acciones formativas. Se ha apoyado a las madres a crecer como seres humanos y a ser protagonista de su vida.

PUBLICACIÓN Del LIBRO EN COMMENORACIÓN DEL 25 ANIVERSARIO.

 En 2021, cuando Casa de Santa María cumple 25 años, se publica un libro documental sobre la historia de la Casa Santa María. La idea nace desde una hermana, (Hna. María Eulalia Miyashita) que, aunque ya se ha retirado de la dirección del Proyecto, sigue acompañando a la Casa de Santa María como presidenta de la Asociación Civil de adoratrices que denominamos OBRA SOCIAL DE ADORATRICES. Ella expresa este deseo: «Quiero dejar escrito TODO LO QUE HEMOS DESARROLLADO HASTA AHORA. Pero no queremos que sea sólo una retrospectiva histórica. Tenemos un papel que desempeñar a la hora de plantear cuestiones a la sociedad ahora y para el futuro.”

También hemos intentado, transmitir al lector los valores y actitudes fundamentales con los que desarrollamos nuestro HACER: Acogida entrañable, responsabilidad, paciencia, capacidad de escucha, empatía…todo ello con una gran dosis de profesionalidad, con el fin de asegurar la recuperación y el crecimiento así como la inserción social de las mujeres y sus hijos. No podemos llenar el vacío de sus corazones, pero si podemos acompañar a las madres y a sus niños, en el camino hacia un futuro mejor. Tal vez así, quizás, también al logro de la Felicidad. Esta es, la Pedagogía de Adoratrices.

LA RAZÓN DE LAS CUESTIONES PLANTEADAS.

 La cuestión se planteó porque 111 establecimientos benéficos para madres y niños estaban al límite de su capacidad temporal. Por otro lado, algún establecimiento benéfico ha cerrado temporalmente por falta de destinatarias y financiación, por lo tanto, no pudieron continuar. Hay 224 establecimientos benéficos para madres y niños en total en Japón. El 45% de estos pueden mantener el grado de ocupación, de un 90% o más. Casa de Santa María se ha esforzado por mantener el número de plazas disponibles cada año. Si disminuye menos de 90% de usuarias, El Gobierno subvenciona menos el año siguiente. Pero, no se puede despedir a los trabajadores ni dejar el mantenimiento del edificio, esto significa que se tiene que mantener el mismo gasto con menos ingresos. Este sistema da mucho sufrimiento a todos los establecimientos benéficos para madres y niños. Los laicos de Casa de Santa María están consciente de que la disminución de gastos de colocación de la asistencia social debido al número de usuarios y las dificultades de gestión, no significan el principal problema, sino que, las mujeres objeto de nuestra atención no aceptan el sistema de centro de acogida que en estos momentos apoya el gobierno. Son conscientes de la crisis social y humana que se vive en Japón. Hay, por tanto, un desfase entre la forma en que se gestionan los centros de apoyo a la vida materno-infantil y la realidad de la sociedad actual japonesa.

DESCONEXIÓN CON LA REALIDAD.

 Por ejemplo, el gobierno prohíbe a las mujeres, víctimas de la violencia doméstica y que están en proceso de mediación de divorcio, tener teléfonos móviles por los peligros de persecución. Esto puede ser natural, pero incluso en otras situaciones, la prohibición continúa con respecto al uso de los teléfonos móviles. Los laicos que saben de la situación actual, creen que se debería actuar de forma más flexible. No poder utilizar el teléfono móvil propio puede ocasionar una dificultad en la búsqueda de recursos sociales para el empleo y el contacto con el trabajo y la escuela de los niños. Sin embargo, el gobierno es inflexible. “Internet es peligroso” dicen. Algunas mujeres que han sido víctimas de la violencia doméstica se niegan a entrar en un establecimiento benéfico para madres y niños, diciendo que no quieren vivir una vida sin libertad. Esta es una de las razones del descenso del número de usuarios.

LOS DOS DESFASES CON LA REALIDAD

 En cuanto al desfase con la realidad, en el libro del 25 aniversario, los profesores escribieron los artículos dejando dos palabras significativas. En primer lugar, «maternaje» Esto exige que las mujeres sean «madres». Un establecimiento benéfico para madres y niños, por supuesto, está recogido en la ley de Bienestar Social de Menores. Sin embargo, la diferencia con otro establecimiento benéfico para niños, tienen la ventaja de que pueden vivir juntos. El inconveniente es que la persona que cría al niño debe ser la madre auténtica y justa, pero en realidad algunas personas no tienen la capacidad de ser madres. Muchas mujeres que son madres no han experimentado el amor y los cuidados por su madre cuando eran pequeñas. Entonces nosotras, adoratrices acompañamos a las mujeres aceptando esta realidad. Pero los trabajadores tienen otra visión y a veces exigen su responsabilidad a las madres. Segundo desfase es «El trabajo social desde el enfoque feminista”. No se trata sólo de hacer trabajo social, sino de apoyar a las mujeres con una perspectiva feminista. Los principios se describen en los escritos de Lena Dominelli. Algunos de los cuales son: «reconocer la diversidad de las mujeres», «respetar el poder de las mujeres» y «ver a las mujeres como agentes activas con el poder de tomar sus propias decisiones en todos los aspectos de su vida».

Nuestro objetivo, JUNTAS EN CAMINO.

 Estos principios coinciden con el Carisma Adoratriz y la manera de apoyar y acompañar a las mujeres. Incluso si un establecimiento benéfico de apoyo a la madre y al niño está bajo la categoría de Ley de Protección de menores, queremos encontrar a mujer como persona. Y queremos que reciban Amor mientras se liberan a sí mismas. Ese dinamismo está en el corazón de nuestro Carisma. Es el gran reto para Adoratrices: transmitir a los laicos este tesoro y compartir con ellos mutuamente en el contexto de interculturalidad e inter-generacionalidad.

 


Archivos adjuntos



Inglés

QUIENES SÓMOS


CONTACTO Y LOCALIZACIÓN